Reflexión sobre el rol del entrenador, en tiempos de pandemia

Por Damian Sturba.

Últimamente, cuando me siento a planificar los entrenamientos semanales y/o mensuales, se me presentan bastante seguido las siguientes preguntas:
¿Cuál es la esencia de nuestro rol en estas épocas? ¿Sigue siendo en lo inmediato, la búsqueda de resultados? ¿A donde apunta? ¿Dónde está el foco de la motivación (para el complejo atleta-entrenador)?¿Para qué nos sirve este impasse de competición interrumpida por causas de público conocimiento? ¿Tendremos que cuestionar y fortalecer los cimientos filosóficos del deporte? ¿En qué contribuye profundamente el deporte, en las personas? Y muchísimos interrogantes más.
Cuando comencé mi carrera como entrenador, en abril del 2011, en la Escuela Municipal de Atletismo de Santa Rosa, mi objetivo como profesor y entrenador, era desarrollar, fortalecer y mejorar el atletismo, no solo de la Escuela, si no que el de la Pampa. Que nuestros atletas en desarrollo y federados, tengan instrumentos y recursos a su alcance que les permitan progresar en su carrera atlética, consiguiendo los más altos resultados y objetivos sea el nivel que fuere. Entendiendo como base filosófica deportiva, concebir el desarrollo de la persona en su integridad, educándose para la vida y no solo el mero resultado.
Hasta marzo del 2020, el 90% del contenido de la planificación, era orientado a conseguir resultados en diferentes torneos y competencias de distintos niveles (según los atletas); desde programar objetivos nacionales e internacionales, hasta torneos locales para los recién iniciados en competición. El otro 10% o tal vez más, lo destinábamos a hacer actividades y reuniones, dónde la temática era sobre aspectos de la salud, la educación y la vida.
Hoy, mediados de mayo 2021, a 1 año y 2 meses aproximadamente de haberse iniciado la pandemia y atravesado por diferentes etapas, me siento a escribir esta reflexión habiendo tenido que cambiar el foco de enseñanza, a partir de las siguientes variables que atraviesan nuestras prácticas atléticas:
– Hay muchas personas que mueren diariamente o quedan con secuelas luego de haber padecido la COVID-19.
– El cierre intermitente de espacios abiertos y cerrados para la práctica deportiva y de actividad física.
– La suspensión y postergación constante de los torneos y competencias según situación epidemiológica de turno.
– El hecho de no tener fechas certeras, nos obliga a modificar los ciclos técnicos de carga y descarga, incluso a adaptar entrenamientos en otros espacios.
– El avance de las cadenas de contagio y las restricciones a que esto conlleva, dificulta la acomodación mental de cada individuo generando una dinámica social muy compleja.
En fin, podría seguir enumerando situaciones, de las cuales nos obligan a tener que resolver el día a día.


Pero creo que algo nos está diciendo que más que nunca, tenemos que tejer vínculos fuertes con nuestros atletas e ir buscando respuestas día a día en conjunto con ellos y cada tanto reflexionar sobre lo siguiente:
1) Qué me deja el atletismo, más allá de las medallas y los resultados?
2) Cuál es la finalidad de practicarlo, más allá de los beneficios fisiológicos propios del movimiento?
3) En estos momentos tan delicados… Cuáles son estos beneficios y en qué me favorecen?
4) Si no tengo competencias, ni torneos… Dónde pongo el foco motivacional?
5) Qué me deja este deporte en cuanto a lo social y otros aspectos?
Muchas preguntas y pocas respuestas en momentos de incertidumbre.
Las respuestas creo que están en cada uno de nosotros, usando la práctica deportiva como cuidado de uno mismo y de los otros, valorando día a día la propia vida, la de quién me rodea, lo que tenemos, lo construido y conservado hasta el momento, teniendo también presente de que esto en algún momento va a pasar, y podremos volver a disfrutar libremente de lo que tanto nos gusta; darnos un abrazo habiendo enfrentado los obstáculos más difíciles.
Damian STURBA (profesor de Educación Física, Entrenador de Atletismo Nivel II IAAF).

1 comentario en «Reflexión sobre el rol del entrenador, en tiempos de pandemia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *