Pro Vida en Speluzzi y Monte Nievas: “Los chicos disfrutan muy contentos”

 

Los técnicos del Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de La Pampa visitaron las localidades de Speluzzi y Monte Nievas para controlar el desarrollo de las actividades del Pro Vida, donde se encontraron colonias en “perfectas condiciones y con todos los cuidados”, dijeron Mauricio Murray y Soledad Martínez, los responsables del control.

 

El intendente de Monte Nievas, Germán Wilberger, expresó que en esta edición del Pro Vida Verano 2021 se inscribieron alrededor de sesenta niños y niñas de los cuales asisten aproximadamente treinta y cinco, “estuvimos una semana sin actividades por algunos casos de COVID-19 en el pueblo y a modo de prevención optamos por cerrar unos días”. Añadió que “este año se realizaron refacciones en los baños y vestuarios del club donde se desarrolla el Pro Vida, invertimos en aberturas, conexiones de agua, mampostería y chapas, quedó en muy buenas condiciones”.

Por último informó que este año el natatorio está solamente habilitado para el Pro Vida, con turnos y una cantidad limitada de chicos.

 

Voces de la responsable de Acción Social de Speluzzi

Estela Adam, del área de Acción Social de la Comisión de Fomento de Speluzzi, informó que asisten al Pro Vida Verano 2021 aproximadamente 60 niños y niñas, “los dividimos en seis burbujas con grupos de a diez en edad comprendidas entre 4 o 5 hasta 14 años. En el Ayelén tenemos 25 chicos divididos en dos o tres burbujas”.

En Speluzzi hay varios predios donde se realizan las actividades contó que, “se hace rotación de rutinas dentro de las burbujas, todos los días depende la burbuja tienen un líder, los que hoy están en el SUM mañana les toca en el parque, además están disponibles también la cancha de fútbol, la pileta, el parque recreativo y la plaza, lugares por donde van rotando los juegos. Hay dos profesores trabajando en la colonia y un líder por cada burbuja”, finalizó.

Por su parte, el Coordinador del Pro Vida en Speluzzi, Daniel Balda, explicó que si bien se trata de un año distinto, la colonia no deja de tener la importancia de años anteriores, “se cumple con todos los protocolos, cuando llegan los chicos se les toma la temperatura en el SUM y después se van a los sectores correspondientes, el trabajo se hace por burbujas de no más de diez integrantes”.

En cuanto a las actividades grupales que se realizan en la cancha de fútbol “hay dos canchas por lo que no tienen contacto entre ellos más que el permitido por protocolo. El menú del refrigerio es muy variado inculcando hábitos saludables, es por eso que se les da frutas, agua y algún jugo, la idea es que vayan dándose cuenta que hay otras alternativas y que no siempre las cosas más ricas son las más saludables”.

Balda reflexionó sobre esta nueva realidad, “es lo que tenemos y debemos acostumbrarnos, a veces nos cuesta más a los grandes que a los chicos adaptarnos a todos estos cambios, ellos se adecuan y disfrutan muy contentos”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *