Santa Rosa Cesto Ciudad “Nuestro cable a tierra”

A casi tres años de haber llegado al Estadio Municipal, con el contexto de pandemia y múltiples sensaciones propias de la sensibilidad que percibe cosas, el grupo de jugadoras de cestoball que constituye Santa Rosa Cesto Ciudad volcó en palabras el sentimiento que las atraviesa y conmueve por estos días.

LA HISTORIA
Luego de pertenecer y jugar casi toda una vida en una institución, nos vimos en la necesidad de tener que abandonarla, y así dejar de jugar; con la tristeza enorme que eso significaba, porque somos apasionadas por este deporte (difícil de entender para quien no lo juega). Allá por principios del año 2017, coincidimos en una reunión varias de las chicas del equipo, entre charlas y charlas, surgió la loca idea de… ¿y si armamos un equipo nosotras? (a nosotras si hay algo que no nos cuesta nada es embalarnos con algún objetivo, ponemos primera y arrancamos). Y empezamos a deliberar en qué lugar físico sería, porque era lo único que necesitábamos (pelotas-aros-camisetas las teníamos porque Pao y Andrea antes estaban a cargo de un grupo llamado “Las Nómades”) asique contábamos con ese material; faltaba el lugar… surgió el nombre del Estadio Municipal y nos pusimos en campaña para solicitarlo, en aquel entonces estaba a cargo del mismo Héctor Lorda (Director de Deportes), quien un día antes del “Día del Cestoball” (17 de Marzo) nos da la grandiosa noticia de que podemos entrenar ahí dos veces por semana en horario nocturno por una hora cada entrenamiento. No se puede poner en palabras la sensación de todas nosotras en ése momento (realmente muy emocionadas porque seguiríamos apostando a éste deporte que nos corre en las venas). Así comenzábamos a formarnos como equipo independiente, primero nos focalizamos en entrenar, se sumaron muchas chicas (algunas sin conocimiento de éste deporte, otras habían jugado en la escuela, otras en clubes, en fin, siempre le dimos la bienvenida a todas aquellas que querían sumarse). Posteriormente faltaba ponerle nombre al equipo (como costó eso y acostumbrarnos a que pertenecíamos a otro lugar, fue duro) pero en EQUIPO todo se puede, fines del año 2017 le pusimos el nombre Santa Rosa Cesto CIUDAD y ahí se creó la página de Facebook. Hoy, ya 3 años que seguimos entrenando en el mismo lugar, agradecemos al nuevo Director de Deportes de Santa Rosa, José Luis Carluche quien nos siguió habilitando el espacio para poder hacer lo que llamamos “nuestro cable a tierra”, ésa hora de tiempo donde nos juntamos y se detiene el mundo, donde nos disfrutamos nosotras, carcajadas sobran, donde el grupo humano que se formó es excepcional, porque no existen individualidades, nos apoyamos, nos alentamos, nos caemos, nos levantamos, lloramos (no solo en el deporte sino en la vida) y siempre funcionamos como EQUIPO.

ANECDOTAS, podríamos escribir miles y llorar por cada una que recordemos. Hoy, en medio de esta ésta pandemia los sentimientos están más a flor de piel, y pensar en este EQUIPO y en todos los momentos compartidos hace que se te estruje el corazón. Extrañar cada uno de los torneos compartidos, los viajes que realizamos, instalarnos en cada lugar juntas y pegaditas (nosotras le llamamos GITANEADAS), frazadas, colchones inflables, tiradas ahí mirando partidos y preparándonos para cuando nos toque jugar; mates, tortas, almuerzos, cenas de bienvenidas en cada torneo- no tiene precio. Extrañar organizar, todas tirando para el mismo lado, siempre a la par, tratando de que salga lo mejor posible y al final, la GRATIFICACION que genera cuando recibimos felicitaciones de los equipos rivales porque se hizo un buen trabajo, donde sabemos que sin el esfuerzo de TODAS no se hubiese logrado.


DISFRUTAR Y CUIDARNOS PARA VOLVER A JUGAR Y ORGANIZAR
Hoy en día pensamos más que nunca que tenemos que disfrutar el día a día, disfrutar de las pequeñas cosas, de ésas cosas que no nos damos cuenta cuando el mundo corre; compartir un mate, abrazarnos, reírnos; lo verdaderamente importante somos nosotros, los vínculos, las amistades, la familia. En medio de la pandemia, por ejemplo, felices cuando pudimos volver al Estadio Municipal con protocolo, turnándonos porque no podíamos superar las 10 personas, pero felices de volver a vernos, y ni contar cuando habilitaron el 4 vs 4 (no entrabamos en nosotras de la felicidad que teníamos). Por eso vamos de a poquito, cuidándonos para que un día (ojalá no muy lejano) estemos organizando nuevamente el viaje a un torneo o nosotras con los preparativos del nuestro para poder recibir a todas las delegaciones.

Finalmente decimos GRACIAS, a nuestras familias, a la gran familia del cestoball porque sabemos que se EXTRAÑA MUCHISIMO, y a todos los que hacen posible la difusión de éste HERMOSO DEPORTE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *