Contagiemos valores. Puntualidad

Por Gabriela Pasquettín (Lic en Psicología. MP 115. Especialista en Psicología Deportiva ME 7). 

¿Cuántas veces escuchamos decir que todo lo que aprende el niño en el club luego lo traslada a su vida en general?

¡¡¡Muchísimas!!!

Y así es… Los valores que empezamos a practicar en un lugar luego los trasladamos a todos los demás…

Algunos se notan más en lo cotidiano como esto de no ocuparnos solamente de hacer las cosas bien, sino en su momento adecuado.

Esa es una de las tantas enseñanzas que nuestros jugadores van sumando desde niños a su rutina:

Estar un ratito antes, organizarse en cómo llegar, avisar si no pueden venir…

Llegar a la hora indicada a un partido, a un entrenamiento, a un viaje… porque eso es demostrar interés, responsabilidad, respeto

Se trata del compromiso con el entrenamiento diario y el respeto a quienes preparan todo en el club para esperarlos, como así también a su grupo de compañeros que hará el mismo esfuerzo por estar presentes cada día-

Y no sólo implica a los jugadores y los entrenadores sino también a la familia y a todos los que de alguna manera tenemos algo que ver con “el fútbol del Depo”.

Porque depende de un compromiso mutuo ser conscientes de la importancia que tiene hacer el esfuerzo, aunque sea la hora de la siesta, un sábado a la mañana o un domingo al mediodía… aunque haga frío, calor, viento o lluvia

A veces cuesta ser puntual y es ahí donde hay que plantearse ¿Cómo lograrlo?

– No plantearse llegar a tiempo, plantéate llegar antes.

– Levantarse temprano, tener lista la ropa, el botinero, la mochila…

– Lleva registro del tiempo que lleva llegar…

¿Porqué seguir pregonándola? Porque la puntualidad habla mucho de nosotros:

De la educación y respeto que tenemos por la otra persona y su tiempo…

Del orden y la responsabilidad….

De la profesionalidad, compromiso e interés por el trabajo…

Y porque sabemos que inculcar la cultura de la puntualidad mejora el rendimiento, el ambiente de trabajo y disminuye las interrupciones del entrenamiento…

Además de darnos la alegría de saber que nuestros jugadores no sólo la practicarán hoy en “el Club” y la escuela, sino que este buen hábito quedará plasmado para cada compromiso y/o trabajo que deban asumir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *