El deporte adaptado y la clasificación funcional

El Programa de Evaluaciones Funcionales que lleva adelante la Secretaría de Deportes de la Nación en todo el país le permite al deporte adaptado tener una estructura de competición cada vez más justa y atletas más destacados.

A través de la Dirección de Deporte Adaptado y Promoción Deportiva, la Secretaría de Deportes de la Nación realiza en todo el país un Programa de Evaluaciones Funcionales donde los Clasificadores nacionales capacitan más de 200 personas anuales, entre entrenadores, kinesiólogos, preparadores físicos y profesores de educación física abocados al deporte adaptado; que de esta manera logra tener una estructura de competición cada vez más justa, con más deportistas que se desarrollan en las bases y elevar el número de destacados a nivel internacional.

“Este Programa es fundamental para seguir potenciando al deporte adaptado, trabajando en conjunto con las federaciones. En el alto rendimiento nos permite dar un salto de calidad a futuro y al mismo tiempo esto mejoró notoriamente el nivel de los Juegos Nacionales Evita, porque popularizamos una herramienta que antes era de poco acceso”, sintetizó el Director de Deporte Adaptado y Promoción Deportiva. Alejandro Pérez.

Por su parte Gastón Espil Mauco, uno de los clasificadores nacionales, especializado en atletismo explicó: “Me siento orgulloso de formar parte de este equipo que trabaja no sólo para el bien del deporte, sino para el desarrollo de la calidad humana y la salud. En pandemia hacemos capacitaciones a través de plataformas virtuales y seguimos de cerca, a pesar de esta complicada situación, a cada una de las regiones del país. Podemos decir que conocemos en profundidad el crecimiento del deporte adaptado en toda la Argentina y coincido con Ale Pérez en la importancia que tienen para nosotros los Evita, que sin duda son la culminación de un gran proceso anual”.

Función específica de los clasificadores

Además de hacer capacitaciones en todo el país y organizar torneos de las disciplinas como cierre de esos cursos, tenemos un seguimiento de cada deportista en etapa de crecimiento. Y por sobre todas las cosas nos encargamos de clasificarlos.

Proceso de clasificación

El primer gran filtro es el de la “elegibilidad”. Y para eso les realizamos una evaluación física y luego una evaluación técnica, y ante dudas se lo observa en competencia. Un atleta es “revisable o no elegible” hasta q nosotros los damos el apto para la competencia en la que debe participar. De esta manera, los deportistas que tengan éxito en la competición serán los que dispongan de mejor antropometría, fisiología y psicología, para luego aplicarlas a su rendimiento deportivo. Pero siempre pretendemos garantizar que los deportistas compitan en la mayor igualdad posible, es decir minimizar el impacto de los tipos de afecciones.

Y en el caso del atletismo adaptado ¿cuáles son las afecciones que se tienen en cuenta para que un deportista sea “elegible” para participar en una competencia paralímpica?

Existen ocho tipos de afectaciones que habilitan al deportista a competir, al menos debe presentar una de esta lista: hipertonía, ataxia o atetosis; deficiencia de las extremidades; rango de movimiento pasivo disminuido (PROM), potencia muscular reducida, diferencia de longitud de piernas y baja estatura. Y hay que sumar a los atletas con discapacidad visual o compromiso intelectual, de esta clasificación se encarga otra área. Los atletas, según la categoría a la que sean asignados, podrán competir en pista o en campo (lanzamientos) y podrán ejecutarlo tanto de pie (con o sin prótesis en sus miembros inferiores) como en sillas de ruedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *