Capacitaciones: “Lo del Pro Vida será un antes y un después”

 

El ministro de Desarrollo Social del Gobierno de La Pampa, Diego Álvarez, se refirió al impacto de la pandemia causada por el Covid-19, y cómo se han tenido que reconvertir distintos programas provinciales.

Durante el programa radial En Modo Juegos, conducido por Daniel WIlberger, el ministro Diego Álvarez comenzó contando su vida vinculada a la práctica del deporte y la influencia de ello en el desarrollo personal y profesional: “El deporte era lo primero que me hacía integrar, cuando chico pasaba de una localidad a otra y gracias al deporte podía insertarme bien en cada lugar”.

Remarcó que el deporte “es como la primera etapa formativa de aceptar reglas en la vida, hay acciones y hechos que generan ciertas responsabilidades y si vos rompes esas responsabilidades tienes una sanción o un límite, como en el fútbol que te pueden echar por una infracción”.

Respecto a su trabajo, que debido a la pandemia se ha multiplicado, expreso que “cuento con el apoyo fuerte de mi familia, como también del equipo que tenemos, donde conformamos un equipo de gobierno que hemos podido trabajar mancomunadamente para ir dando respuestas”.

Cuando fue consultado que al comienzo de la pandemia los clubes ofrecieron sus instalaciones al Gobierno Provincial, manifestó que “todas las personas que actúan en las instituciones tienen un sentido de la responsabilidad muy profundo. Es gente que esta dispuesta a sacrificar su tiempo para dedicárselo a la comunidad sea a través de un club o de una asociación de bomberos o cualquier tipo de institución con un fin comunitario o social, por eso no me extraña su buena disposición”.

Álvarez aseveró que lo primero que se hizo cuando comenzó la pandemia: “fue resolver el tema alimentario de la familia pampeana que la estaba pasando mal y después ver que actividades eran las mas castigadas. Ente esas estaban los clubes donde el gobernador tomó la decisión de acompañarlo en lo económico para cuando puedan volver a una etapa más normal, en seguida pudieran retomar todas las actividades pendientes”, agregó sobre el buen trabajo que se hizo articuladamente con el Gobierno Nacional y los municipios.

Respecto al Pro Vida Invierno, sostuvo que “Hubo 1100 personas inscriptas y en esto agradecemos a la fundación Banco de La Pampa, donde hemos encontrado un aliado y pudimos generar este marco de capacitaciones”.

“Lo del Pro Vida va hacer un antes y un después, respecto al tema del recurso humano que se capacitó, ya que se podrá mirar y entender lo que se hace de una manera distinta y conocer más sobre los derechos de la niñez, de la perspectiva de género y muchos temas que se pudieron capacitar. Creo que fue una oportunidad, no lo miro como que se perdió el año, lo único lamentable es que se perdió la posibilidad de que la familia pampeana concurriera, el año pasado fueron alrededor de 33 mil personas”.

También resaltó el trabajo del Área de Juventud: “han tratardo de darle participación a los jóvenes, de generar actividades para que se puedan estar cuidando desde sus casas de manera entretenida”.

Además, destacó “lo que fue el Conversatorio de adultos mayores, que fue la oportunidad de escuchar a las personas mayores de distintas localidades, de ver cómo les afectó la pandemia, cuales fueron las consecuencias, que cambios de hábitos fueron aprendiendo. Nos sirvió para generar un marco de respuesta acorde a lo que manifestaban”.

Finalmente reiteró el pedido a todos los pampeanos de responsabilidad social.

Fotos Gentileza Julio Gelvez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *