“Las expectativas son grandes porque hace tres meses que estamos sin trabajar”

 

El dueño de Buena Vibra Gym, Dante Rambur, manifestó su satisfacción de poder volver abrir su gimnasio tras el cierre debido a la pandemia del coronavirus: “fue una situación muy repentina y nadie estaba preparado”.

El 28 de mayo el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto anunció que este lunes 8 de junio abrirán nuevamente los gimnasios. Los horarios son de 8 hasta las 20 horas.

Dante Rambur, dueño de un gimnasio santarroseño manifestó que “las expectativas son grandes” al reabrir los gimnasios ya que “hace tres meses que estamos sin trabajar y poder volver a la actividad es la parte más importante. Económicamente creemos que va a ser difícil donde vamos a tener que trabajar mucho, y probablemente no podamos cubrir todos los gastos, pero es un momento donde hay que mantener los negocios”.

-Y obviamente la única forma de mantenerlos, es que abran

-Sí, estando cerrado hay muchísimos ingresos que no entran y hay muchos egresos de dinero para mantener toda la estructura. Lamentablemente hay muchos gimnasios en Santa Rosa que han tenido que cerrar sus puertas y no solamente gimnasios, sino negocio de todos los tipos, así que para nosotros abrir es importantísimo, como también darle el mejor servicio posible a nuestros clientes.

-¿Cómo va la implementación del protocolo?

-El protocolo nos marca que podemos trabajar 45 minutos de entrenamiento y 15 minutos de limpieza y desinfección entre grupos. Trabajamos con tapaboca a la hora de entrar y salir. Los grupos no se pueden cruzarse en ningún momento, no se pueden utilizar los baños y si los vestuarios. Además, tiene que haber más distancia entre las maquinas, limitaciones marcadas en el piso para que la gente sepa cómo manejarse. Hemos hecho bastante adaptaciones a lo que estábamos trabajando, pero estamos listo para arrancar el día lunes.

-¿Cómo fue la situación de no poder trabajar?

-La verdad ha sido muy difícil, agregando que fue muy repentina y nadie estaba preparado. En nuestro caso mantuvimos un grupo de WhatsApp donde subimos una rutina diaria todos los días, habían más de 150 personas al mismo tiempo. Además, para la gente que necesitaba esta conducción que veníamos teniendo en el gimnasio armamos clases online a través de Instagram y tuvimos buena repercusión, ya que la gente nos siguió, y así tratar de mantener la fuente laboral de los profesores.

-¿Antes de la pandemia cuanta gente iba al gimnasio?

-Alrededor de 160 personas y ahora ya en la preinscripciones tenemos alrededor de 70. Estamos trabajando por la mitad de la capacidad.

-¿Por el protocolo no pueden tener mucha gente?

-El protocolo nos están exigiendo un cliente cada seis metros cuadrados, tenemos unas instalaciones que son extremadamente grandes y cómodas con ventilación cruzada, entonces esto nos permite trabajar con más cantidad de gente que muchos gimnasios de la ciudad, de todas maneras, la capacidad queda resentida.

Destacó que también les afecta los horarios: “nos dejan abrir hasta las 20 y el horario más fuerte es a partir de esa hora. Nos gustaría si se puede flexibilizar hasta las 21 o 22, porque no nos olvidemos que la mayoría de la gente del sector de comercio trabaja hasta las 18, entonces entre las 19 y las 20 es un horario muy requerido, por eso queremos ampliar para distribuir mejor la malla de clientes”, dijo el dueño del gimnasio en la calle Emilio Mitre 65.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *