El atletismo en época de espera

Este jueves la World Athletics comunicó la postergación de los eventos de la Liga de Diamantes previstos para junio (el Prefontaine Classic en Eugene, Oregon, y el meeting de París). Esta postergación complementa las ya anunciadas para las etapas iniciales de ese tour, cuyos capítulos inmediatos también quedan en duda por la pandemia de coronavirus.

Ante este drama global, en el caso del atletismo casi todos los grandes acontecimientos previstos para este 2020 quedaron aplazados. World Athletics suspendió el Campeonato Mundial de Pista Cubierta de Nanjing (pasó para el 2021), el Campeonato Mundial de Medio Maratón en Gydnia, Polonia (se iba a realizar el 29 de marzo y, en principio, quedó para el 17 de octubre), la Copa Mundial de Marcha en Belarús (por ahora sin nueva fecha), el Mundial u20 en Nairobi. Y, fundamentalmente, la postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio, que se pasaron al 2021. A la vez, esto obligó a modificar el siguiente calendario de World Athletics, cuyo Campeonato Mundial en Eugene pasó del 2021 al año siguiente.

El coronavirus también arrasó con el mapa del running, tanto se trate del nivel de elite como de los millones de simples aficionados, que ejercen su pasión de correr: entre los grandes maratones sólo pudo disputarse Tokio, a principios de marzo. Enseguida fueron suspendidas o canceladas las grandes pruebas del Otoño boreal: principalmente Boston y Londres, que fueron reprogramadas –por ahora- para el 17 de septiembre y 4 de octubre respectivamente. En el caso de Boston se trata del más antiguo entre los maratones mundiales, ya que se disputa ininterrumpidamente desde 1897. También suspendieron o cancelaron Rotterdam, Barcelona, París y Milán, entre las más relevantes. Y ahora se anunció que tampoco se disputará el Maratón de Berlin, el más veloz del mundo, que anualmente convoca a más de 40 mil corredores y donde Eliud Kipchoge fijara su récord de 2h01m39s en 2018. Estaba anunciado para el 27 de septiembre, pero el Gobierno regional prohibió hasta fines de octubre todos los eventos con cinco mil o más personas. “Hemos querido dar seguridad a los organizadores con respecto a lo que se puede organizar”, declaró Ramona Pop, titular de Economía de la ciudad-estado de Berlin, capital alemana. El alcalde Michael Muller advirtió que “estamos en medio de una crisis. Quienes crean que podemos levantar una restricción cada dos semanas y que en septiembre el mundo volverá a ser como antes, están equivocados”. De inmediato, la organización del maratón de Berlin, que siempre tiene su meta en la mítica Puerta de Brandenburgo, comunicó la suspensión de este año.

También en la Argentina quedó paralizada desde mediados de marzo y, por el momento, la única esperanza inmediata es que se habilite la posibilidad de correr en algunas zonas menos comprometidas. Parece muy difícil que, en un período próximo, se pueda hacer en la región metropolitana.   La Confederación Argentina de Atletismo canceló todos los eventos de pista y campo de estos meses. Según su titular, Daniel Sotto “nuestra idea es poder cumplir con los Campeonatos Nacionales en noviembre y diciembre”. Hay que tener en cuenta que los atletas de competición tuvieron que suspender sus entrenamientos y, con casi dos meses ya en esa situación y sin perspectivas inmediatas de volver, será una temporada perdida para ellos.

Todos están realizando tareas complementarias (bicicleta, gimnasia, fortalecimiento) en sus casas o jardines, al menos para no perder su condición física. Pero necesitarán varios meses para recuperar los volúmenes de kilometraje e intensidad de sus series de entrenamientos.

El calendario de carreras del primer semestre quedó cancelado. Entre ellas, los principales maratones de otoño como “Pampa Traviesa” en Santa Rosa (abril) y el “Internacional de la Bandera” en Rosario (junio) que recién podrán retomarse en 2021. También el medio maratón de Rosario (mayo) fue pasado, en principio, para octubre mientras que el Club de Corredores tuvo que cancelar su tradicional Carrera Maya, que constituye un clásico de Buenos Aires desde 1972.

Las dos grandes competencias internacionales del país –el 21k de Buenos Aires y el Maratón Internacional de Buenos Aires, ambos con la categoría de “Bronze Label” de la World Athletics y que incluyen el Campeonato Argentino sobre ambas distancias- estaban programadas por la Asociación Ñandú para el 23 de agosto y 20 de septiembre respectivamente. Desde la Asociación informaron que “estamos aguardando el desarrollo de los acontecimientos, por ahora la prioridad absoluta es la salud de nuestra población. Y estamos en consulta permanente con las autoridades de la Ciudad, con las organizaciones atléticas internacionales y nacionales, con nuestros sponsors y todo nuestro equipo de atención médica. Cualquier decisión respecto a las carreras se comunicará con el tiempo y el respeto necesario a la amplia comunidad de corredores”.

La Confederación Argentina de Atletismo canceló todos los eventos de pista y campo de estos meses. Según su titular, Daniel Sotto “nuestra idea es poder cumplir con los Campeonatos Nacionales en noviembre y diciembre”. Hay que tener en cuenta que los atletas de competición tuvieron que suspender sus entrenamientos y, con casi dos meses ya en esa situación y sin perspectivas inmediatas de volver, será una temporada perdida para ellos.

Todos están realizando tareas complementarias (bicicleta, gimnasia, fortalecimiento) en sus casas o jardines, al menos para no perder su condición física. Pero necesitarán varios meses para recuperar los volúmenes de kilometraje e intensidad de sus series de entrenamientos.

Fuente: CADA Atleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *