Hoy más que nunca necesitamos trabajar en equipo

Por Gabriela Pasquettín (Lic en Psicología. MP 115. Especialista en Psicología Deportiva ME 7).

Tenemos un gran desafío…

Quedarnos en casa para combatir el coronavirus!!

Estar encerrados, aislados socialmente nos puede provocar varias emociones: ansiedad, miedo, aburrimiento, angustia… pero tenemos herramientas para poderlas combatir

Como en cualquier situación difícil, tenemos que lograr tener la capacidad de adaptarnos a algo inesperado, desconocido… algo nuevo que se presenta como una gran amenaza, como es hoy este virus y ocuparnos de lo que tenemos bajo control: Nuestros pensamientos y conductas…
¿Qué pensamos y qué hacemos para cuidarnos?

Y no paralizarnos… no entrar en pánico.

Es un momento para conectar más con nuestros afectos, compartir más tiempos con la familia, charlas, juegos… Todo lo que no nos permitimos por exceso de responsabilidades y tareas laborales que no nos dejan tiempos disponibles.

Quienes tienen niños a cargo, tener en cuenta la importancia de cuidar su salud mental. Ellos no tienen los mismos recursos internos de los adultos para expresar lo que les pasa, lo que sienten ante el encierro. Pero también extrañan sus actividades: escuela, amigos, club, parques…

Necesitan más que nunca de papás tranquilos, dispuestos a atenderlos, jugar con ellos y dedicarles tiempo.

Deberíamos poder evitar estar permanentemente atentos a las noticias. Estar informados, no sobreinformados. Con dos veces diarias que nos informemos alcanza…

Y no estar pendientes todo el tiempo de las redes sociales donde muchas de las cosas que circulan generan mucho miedo y ansiedad, incluso desinformación en algunos casos.

Como modo de combatir esas emociones negativas es aconsejable mantener rutinas, respetando horarios de descanso, alimentación y actividad física. Así sea en pequeños espacios que tengamos en nuestras casas, poner el cuerpo en movimiento. Eso ayuda a liberar endorfinas y disminuir la ansiedad.

También podemos ocupar este tiempo en conectarnos con cosas pendientes… esas que nos gustaría pero nunca alcanza el tiempo, o aquellas que van quedando en la lista de “lo que hay que hacer”.

Quienes son deportistas están habituados a enfrentarse a desafíos, a situaciones de estrés, presiones, incertidumbre… tener que adaptarse a lo que la situación nos impone dentro de lo que está bajo su control…

Hoy nos toca hacer eso mismo para la vida…

Y no olvidemos que los mejores partidos son en los que se luce el equipo… hoy más que nunca necesitamos trabajar en equipo… cada uno desde el rol y la función que tenemos, respetar las disposiciones y cuidarnos entre todos.

Y cuando logremos superarlo, así como pasa con una competencia difícil y temida… tenemos que salir fortalecidos de esto, habiendo encontrado nuestra mejor versión como personas, como deportistas y como sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *