Magnano destacó la formación en valores durante el campus en Estudiantes

La presencia del entrenador Rubén Magano jerarquiza la realización del Campus Spalding, que se desarrollará hasta este domingo en el club Estudiantes. Alejandro Montecchia y Rubén Wolkowisky le dan valor agregado a la iniciativa de la institución «Celeste». No es para menos, son integrantes de la Generación Dorada del básquet argentino, medallistas de oro olímpico en Atenas 2004, entre otros logros.

En una pausa de su trabajo en el Campus, Rubén Magnano manifestó que “los chicos no van aprender a jugar al básquet en cinco días. Lo interesante de ésto es como lo encaro yo, utilizar el básquet en el buen sentido, para inculcar valores que tienen que ver con el deporte, como el trabajo, el esfuerzo, superar las adversidades, la lucha constante, la solidaridad a la hora de jugar, del compromiso, el respeto. En cada actividad seguramente está presente algún ítem de estos, estimo que eso supera ampliamente a dar una cuestión técnica o táctica, o a dar un desarrollo físico. Hay un alto contenido en esto que tiene que ver con los fundamentos individuales, que tiene que ver con la táctica de juego respetando las edades, creo que es fundamental y hay un elemento muy interesante y curioso, que es la convivencia. Nos ha tocado vivir y recibir gente de otros países, hábitos, cultura, de otras provincias, y es una convivencia bastante interesante y muy linda. El nexo, el gancho, es el basquetbol”.

Al hablar sobre el trabajo de los clubes en todo el país, Magnano destacó al entrenador argentino.
“Seria una respuesta apresurada. Tener el mapa de todo el país es complicado. Lo que si te puedo decir es que el entrenador argentino tiene una idea, una filosofía, bastante concienzuda, apasionada, coherente, es una persona que está constantemente en la búsqueda, en la preparación que no es poca cosa, para afrontar la situación en cada una de las que le toque vivir, del equipo que tenga que dirigir, desde mini básquet a un entrenador de liga”, remarcó.

Luego, agregó: “Hay una línea bastante similar que por naturaleza se respeta, y eso trae aparejado de pronto lo que acaba de pasar en el último mundial. No es que esos jugadores nacieron en Greolandia o Africa. Nacieron acá, tuvieron sus primeros pasos, aquellos pasos que el chico no se quiere ir del club, que no quiere que termine el entrenamiento y que si termina empiece otro, eso es la esencia misma del crecimiento. Entonces, una escuela de entrenadores que se ha estado debatiendo y formando por muchísimos años, una estructura competitiva bastante, por momento, coherente y hoy bastante incoherente. Cosa que habría que sentarse a repasar y estudiar. Competir es muy bueno. La sobrecompetencia a mi no me gusta. Porque el chico necesita aprender, y aprende generalmente entrenando, trabajando. Pero esos son lindos problemas, para discutirlo. Pero la estructura nos da la tranquilidad y el respaldo para seguir soñando”, destacó.


En La Pampa, como en gran parte del país, se debate si el jugador en categorías formativas se debe preparar técnica y tácticamente o se debe buscar el resultado. Un debate que genera sobre todo, la reglamentación de la categoría U13.

“Hace un par de año vi un partido en Embalse, me resultó muy curiosa la forma de jugar, después empecé a indagar y después sale a colación este chico de Mar del Plata que fue un suceso y todo eso. No estoy para nada de acuerdo. Para nada!. Porque parece que uno juega y los otros cuatro aplauden, donde el juego debe ser colectivo. El pase deja de ser un fundamento. A ciencia cierta, quienes deben haber decidido por esto, deben tener los fundamentos, ojalá que tenga la coherencia suficiente para explicar cual es la idea, porque aparte son como locura siete u ocho meses de competencia. No veo el impacto para crear un cambio. Si creo que va habrá un impacto en la deserción más que en la continuidad. Porque no creo que los chicos les guste oficiar de mejor sacadores. Porque solo tocan la pelota cuando sacan del fondo o lateral, después no la tocan más. No estoy de acuerdo y no me gusta, porque son edades para seguir estimulando el juego colectivo”, explicó.


Por último, habló sobre los chicos que se encuentran entrenando en el campus y puso de relieve que están muy atendidos. “Las matices del campus son así, habrá chicos que recién comienzan, mezclados con algunos que ya tienen otra performance, hay una mixtura. Lo importante es la persona que tiene al frente para que le vayan indicando y percibiendo los niveles para ir ajustando de acuerdo a las capacidades”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *